Proyecto Fresia "Por un 8 de Marzo feminista y antiespecista"

Por 6:51 , , , , , , ,


Queremos compartir hoy con ustedes la página Proyecto Fresia ya que desde que la vimos nos encantó su estética, su contenido y nos hizo viajar al pasado para recordar a la elefanta que fue obligada a vivir en el zoológico metropolitano de Santiago. La elefanta Fresia fue una de las víctimas del especismo, condena que hoy viven cientos de animales en cárceles que ayudamos a financiar cuando pagamos una entrada y no nos detenemos a considerar y empatizar con otros seres sintientes.

Hoy 8 de marzo sentémonos a pensar, a conversar, detengámonos a mirar nuestro entorno y tomemos la decisión de accionar, con ustedes Proyecto Fresia


Ninguna hembra nace para ser explotada, violada o asesinada.
Por un 8 de Marzo feminista y antiespecista.

Esperando el 8 de Marzo, día de lucha, memoria e historia, no de celebración como quieren siempre imponer los gobiernos, empresas y el capitalismo entero, donde nos regalan flores, chocolates, espejos, el desayuno en la empresa, o en la casa donde tenemos que agradecer que la once la hicieron en este día especial el marido o los hijos y que después de ese enorme esfuerzo de regalo, al otro día esté todo igual: las mujeres cansadas por la doble jornada laboral, el trabajo asalariado en jornada de 8 a 6 y en la tarde ya en casa cumpliendo la crianza y todas las labores de casa extra.

Somos las mujeres quienes estamos históricamente con mayor carga y trabajo que los hombres, así como nosotras nos llevamos ese rol por ser las hembras de la especie humana, las hembras de otras especie también tienen doble explotación sólo por nacer hembra dentro de este sistema especista, primero la discriminación, opresión y explotación por ser un animal nohumano y luego por ser hembra.

El rol que llevan en este sistema especista-capitalista las hembras nohumanas primero es parir, son fábricas de crías para seguir manteniendo la producción infinitamente, y así como también son explotadas ‘por sus recursos’ , principalmente huevos y leche, gallinas y vacas se llevan la mayor parte de la doble explotación especista, en ciclos sin parar de parir y producir, se van sus vidas. Las cerdas también entran en esa doble explotación, al ser puestas a parir sistemáticamente al ser la carne de cerdo/a una de las más rentables en el mercado. Y por supuesto casi ninguna queda afuera si es rentable para el sistema, como por ejemplo las perras de raza que son encerradas y amarradas para cruzarlas para vender a grandes cifras de dinero sus crías, ahí entonces todos son cómplices directos de la violación de otra individuo.

Las hembras de otras especies, alcanzan niveles de partos y producción de leche a niveles ridículos, inimaginables en sus vidas fuera de esos horrible corrales, máquinas y jaulas. La vida de una vaca libre de explotación es de 20 años, de una gallina 8 años y de una cerda 12 años, mientras que bajo el régimen especista y explotador no alcanzan más de 4 años las vacas, 2 años las gallinas y 1 año las cerdas. Porque para lograr las metas de producción requeridas por la empresa, las hembras son violadas sistemática y periódicamente por humanos que las inseminan cuando ellos quieran, las hembras están a disposición total del hombre. Luego de parir entre barrotes, porque no hay otro espacio por supuesto para hacerlo, es ahí mismo donde fue impuesta su vida, son separadas casi inmediatamente de sus crías, no se puede generar vínculo alguno en ese ambiente frío y cruel, y que si es hembra, esa misma cría seguirá el mismo rol en la industria que su madre.

El especismo es una forma de violencia más, una violencia terrible, absolutamente cruel, sangrienta que mata día a día millones de animales para el consumo humano. Una violencia que tristemente es invisible para la gran mayoría de personas, porque el consumo especista está presente en todo, toda la comida está llena de animales, llena de cadáveres (lo que alguna gente llama carne, bistec, jamón y otros eufemismos) y que pese a que muchas personas llevan el vegetarianismo para librarse de comer animales muertos, nosotras creemos que no es mejor ser vegetariana, si el consumo lácteo sigue, si el consumo de huevos sigue, y así cada otra preparación con animales nohumanos en nuestra vida diaria. Y si entramos a comparar, o a defender sensibilidades con nuestros consumos, el consumo de carne se termina en tu plato, el animal ya está muerto, y estás comiendo una parte de el/ella , en cambio tu desayuno de leche de vaca con cereales y tu pan con queso es parte de una cadena de explotación, probablemente a esa vaca le quede un buen tiempo para seguir siendo explotada, para seguir dándote la leche que tanto necesitas.

Encontramos necesario como feministas cuestionar nuestro especismo, que al igual que el sexismo se instala al momento que nacemos, como también pasa con la heterosexualidad, donde son esos primeros años que nos tienen que imponer todo lo ‘normal’ para que sea incuestionable, para que se transformen en tradiciones, para que sea simple comida, para que todo se trate de respetar gustos y nada más. Encontramos necesario pensar un feminismo que tenga en cuenta y haga frente a otras formas de opresión, así como cuestionamos la heterosexualidad por ser un régimen impuesto al nacer, también queremos estar, posicionarnos y pensarnos dentro de un feminismo antirracista así de la misma forma que queremos un feminismo antiespecista. Como feministas nos cuestionamos todo, nos salimos de nuestra comodidad habitada hace algunos años para desarmar lo aprendido y empezar a mirar el mundo de otra forma, y sentimos que al tomar el antiespecismo como mirada frente a una opresión, damos un paso para dejar esta ‘humanidad’ que no está construída por nosotras, que nunca fue para nosotras, todo lo humano es para los mismos de siempre, hombres blancos heterosexuales, y que todo lo que se aleje a esta dinámica, es consumo y explotación.

Nacer en este mundo dentro de la especie humana, es un privilegio, que asumimos y estamos dispuestas a cuestionarlo y ver cómo podemos ir desarmando todo lo aprendido durante nuestros años de vida.

Por un 8 de Marzo feminista y antiespecista.
¡Solidaridad entre especies!


También Podría Gustarte

0 comentarios